Cómo mejorar la liquidez y el flujo de efectivo - Workcapital
Índice de contenidos

Mejorar la liquidez y el flujo de efectivo en tu negocio debe estar en el centro de tus prioridades. Cuando diriges y gestionas un negocio, es esencial generar capital para materializar tus metas y ambiciones.

Aunque la idea del «amor al arte» está muy bien como utopía, la realidad empresarial demuestra que los proyectos comerciales reclaman recursos económicos para funcionar. ¿Cómo puedes mejorar esta gestión empresarial en tu contexto?

La teoría siempre va por delante de la práctica, también en la gestión empresarial. Por ello, vamos a empezar desde la base: explicándote qué son ambos conceptos financieros.

1. ¿Qué es la liquidez?


Es la capacidad de un activo para ser convertido en dinero efectivo sin perder valor. En términos generales, esto se traduce en el efectivo disponible de manera inmediata.

2. ¿Qué es el flujo de efectivo?


Conocido también como cash flow o flujo de caja, refleja la diferencia entre la entrada y la salida de efectivo en un cierto periodo.

Es un importante indicador de la capacidad que tiene tu empresa para generar dinero en efectivo. Refleja, en definitiva, cuántos activos líquidos acumulas en un tiempo específico.

Su cálculo resulta muy útil para los inversores, los administradores y los acreedores que pretenden evaluar el estado de salud económica de una organización. Sobre todo, permite:

Valorar qué flujo de efectivo positivo produce y qué capacidad tiene para satisfacer sus deudas y obligaciones.
Determinar qué necesidades financieras posee.
Presupuestar eficazmente el efectivo y optimizar la gestión empresarial.

3. Cómo mejorar la liquidez: Las mejores estrategias


Ha llegado el momento de conocer qué debes hacer, o al menos plantearte, para mejorar la liquidez y el flujo de efectivo en tu negocio.

Recuerda que estas estrategias serán fundamentales para hacer frente a los pagos recurrentes, como nóminas, proveedores, impuestos, entre otros Toma nota, estas tácticas te van a ayudar mucho.

4. Reducir tus gastos superfluos


La reducción de gastos innecesarios representa vía óptima para incrementar el flujo de efectivo. Todo ahorro de este tipo supone un aumento directo en la disponibilidad inmediata de dinero.

Por tanto, suprime o disminuye todos aquellos que sean prescindibles. No subestimes los llamados «gastos hormiga», pequeñas erogaciones que pueden marcar la diferencia.

5. Renegociar con tus proveedores


¿Te has parado a pensar que, probablemente, son imprescindibles en la financiación de tu negocio? Así que no dudes en llamarlos para renegociar las condiciones aplicables. Si mejoras los precios y los plazos de pago, notarás la diferencia.

Siguiendo la línea, hazlo también con la telefonía, la luz, el gas, el material de oficina, etc.

6. Impulsar las ventas al contado


Si bien ofrecer financiamiento a tus clientes puede ser una ventaja comercial, es importante que ofrezcas incentivos, incluso descuentos directos, para recibir pagos de manera inmediata. Esta estrategia de gestión empresarial te beneficiará enormemente. Gestiona bien los cobros

Recuerda que lo importante no es solo vender, sino cobrar.

Por ello, es esencial que una persona cualificada se ocupe de gestionar y supervisar los vencimientos e ingresos pendientes. Asimismo, debes prevenir y minimizar al máximo la morosidad.

7. Impulsar las ventas al contado


Tener productos almacenados representa un costo significativo. Asegúrate de adecuar muy bien las unidades disponibles con la demanda existente.

Sin caer en riesgo de ruptura de stocks, has de ser capaz de ajustar a la perfección este aspecto, quizás mediante la digitalización tecnológica. Considera, también, que muchos productos no vendidos acaban estropeados u obsoletos.

8. Vigilar tu fondo de maniobra


Tu capacidad de invertir y hacer frente a los pagos a corto plazo depende de la diferencia entre el activo y el pasivo circulantes. En consecuencia, debes supervisar este indicador de forma recurrente.

9. Abrir un fondo de emergencia


Destina parte de tus ganancias previas a crear este ‘colchón económico’ que te vendrá genial en caso de incidencias o desastres inesperados. Te posibilitará afrontar los gastos no previstos sin traumas ni desesperación.

10. Abrir un fondo de emergencia


Encontrar nuevos socios o inversores es el camino directo para mejorar la liquidez de una empresa. La financiación alternativa es una opción que puede ayudarte a encontrar personas o entidades dispuestas a invertir en tu proyecto. Gracias a su flexibilidad y rentabilidad, siempre encontrarás una solución adecuada.
¿Verdad que ya estás pensando cómo mejorar la liquidez y el flujo de efectivo en tu organización? En WorkCapital, queremos seguir ayudándote: contacta ahora con nuestros profesionales expertos en la materia.

Cómo mejorar la liquidez y el flujo de efectivo - Workcapital

Imagen de Freepik
Imagen de vectorjuice en Freepik

Comparte en tu Red Favorita
Últimas noticias publicadas

Envíanos tu pagaré o factura

¿Te llamamos nosotros?

¿Te llamamos?