Cómo calcular el margen de beneficio - Workcapital
Índice de contenidos

Conocer el margen de beneficio es un factor esencial en cualquier proyecto empresarial. Su definición es una decisión de empresa determinante para los resultados finales, ya que condiciona los ingresos obtenidos y el beneficio total del negocio. ¿Quieres saberlo todo sobre el margen de beneficio para poder fijarlo de manera más efectiva? En este blog, te lo explicamos.

1. ¿Qué es el margen de beneficio?


Este término hace referencia al porcentaje de los ingresos generados por ventas que quedan a disposición de la empresa tras descontar todos los gastos relacionados con la producción y comercialización de sus productos o servicios. Dicho de otro modo, se trata del beneficio del negocio que genera cada venta.

Establecer el margen de beneficio es una decisión crítica para el éxito de la empresa. De entrada, se podría pensar que lo ideal es establecer un margen lo más alto posible, ya que esto contribuiría a maximizar la rentabilidad. Sin embargo, hay que actuar con prudencia, ya que un margen es excesivamente alto podría resultar contraproducente al hacer que los precios de los productos sean menos competitivos en comparación a los ofrecidos por los competidores, lo que a su vez podría reducir el volumen de ventas y, por tanto, disminuir el beneficio neto del negocio.

2. ¿Cómo se calculan los márgenes de beneficio?


En la práctica, existen dos métodos para calcular el margen de beneficio:

La fórmula utilizada para establecer este porcentaje es sencilla. Basta con multiplicar por cien la diferencia entre el precio de venta y el coste y dividir ese resultado entre el precio de venta.

A modo de ejemplo, supongamos que se vende un producto por un precio de 30 euros, mientras que sus costes ascienden a 22 euros. Así, la diferencia ascendería a 8 euros. De acuerdo con la fórmula anterior, el margen de beneficio se calcularía de la siguiente manera: 100 * 8 / 30 = 26,67 %. Esto significa que, de la cantidad cobrada, el 73,33 % se destina a cubrir costes; el mientras que el resto representa la ganancia obtenida.

3. ¿Cómo influye en la rentabilidad?


Resulta evidente que a medida que se aumenta el margen de ganancia por cada venta, mejora la rentabilidad. En el sector del lujo, por ejemplo, se sigue esta premisa clara, pues su modelo se basa en realizar pocas ventas, pero obteniendo elevados márgenes al tratarse de productos exclusivos. En las antípodas, los bazares multiproducto como los que suelen ser gestionados por comerciantes chinos, aplican márgenes pequeños y obtienen su rentabilidad vendiendo grandes cantidades de producto.

Tanto el precio estratégico como el precio psicológico condicionan este margen de ganancia. A veces, el mercado define valores de venta que no pueden ser modificados sin dejar de ser competitivos. En estas situaciones, el aumento del beneficio depende de la reducción de los costes. En general, a medida que se fabrican mayores cantidades, el gasto por unidad disminuye.

Es importante señalar que la decisión de la empresa respecto a los márgenes de ganancia también depende de la demanda del mercado. Si el público no está dispuesto a aceptar precios más altos, la empresa debe buscar alternativas. No obstante, una imagen de marca sólida puede eventualmente superar este rechazo inicial.

4. ¿Cuál es la mejor estrategia de margen de beneficio?


No existe una fórmula única ganadora para determinar los márgenes de beneficio del negocio. Antes de adoptar esta decisión de empresa, es necesario realizar un análisis exhaustivo del mercado y de la competencia. Asimismo, conviene llevar a cabo una investigación en profundidad de los costes productivos y los posibles ahorros.

A partir de estos resultados, recomendamos incorporar esta variable a la estrategia de marketing. En buena lógica, no es un elemento aislado, sino que está relacionado con la calidad del producto, su precio final, la distribución y el enfoque de la comunicación.

Entre las estrategias posibles, figuran las siguientes:

Como ves, la estrategia del negocio condiciona el margen de beneficio. En ese sentido, la decisión de la empresa ha de considerar, también, la financiación y la liquidez que le exige. En cualquier caso, es fundamental dedicar tiempo, análisis y reflexión a este aspecto tan crucial para el beneficio del negocio.



Comparte en tu Red Favorita
Últimas noticias publicadas

Envíanos tu pagaré o factura

¿Te llamamos nosotros?

¿Te llamamos?